Encuentra!

martes, 13 de diciembre de 2011

Extraña paradoja...

Algunas cosas que me zumban: el domingo estaban pasando por el History Channel un especial sobre las profecías maya y el advenimiento de un gran cambio para diciembre del 2012. Estando en diciembre de 2011 esto era todo menos inesperado. En el programa (además de algunos científicos y verdaderos estudiosos del mundo maya) se mostraba a gente de diferentes cultos y comunidades que, con diferentes niveles de pensamiento mágico y supersticioso, esperaban la gran singularidad, hablando de canalizadores que les bajaban mensajes de la Confederación Galáctica (siempre me pregunté si quien pensó el nombre no lo habrá hecho a modo de chiste que le salió mejor de lo esperado), meditaciones colectivas y reclusiones en eco-aldeas para garantizar su supervivencia al evento que incluiría la caída absoluta de los sistemas tecnológicos, explosiones solares, cambios en el magnetismo de la Tierra, y un par de cosas más que, la verdad, se pasaban de "creativas" (cambios en el patrón vibratorio que nos convertirían en seres de la 5º Dimensión, al igual que la Tierra que también sería un ser conciente intentando acceder a dicha dimensión... estemmm). Ni mencionar que NADA de todo esto aparece en el único texto profético maya sobre el final de la gran cuenta, ni responde a la cosmovisión maya del mundo. Es charla new age forzada por la garganta de Kukulkán en un intento de darle validez histórica a una mitología nueva poco interesante.

¡Las malas noticias primero! Como el método de fechado mediante carbono 14 sumado al conocimiento histórico de la civilización maya aún nos deja un margen de error de 50 años al intentar precisar las fechas de su calendario, aquellos que como yo estaban esperando que llegue finalmente diciembre del año que viene para poder dejar en el olvido este asunto y no tener que seguir escuchando tanta basura, no deberían contener el aliento. Amigos, tenemos unos 50 años más de vibraciones, seres de luz y conciencias transdimensionales para (no) divertirnos. Las buenas noticias es que se está haciendo tanto ruido con este tema, que a menos que suceda algo absolutamente espectacular (y estoy hablando de algo espectacular a la Michael Bay, con lava y tormentas de fuego como mínimo), los entusiasmos van a bajar al subsuelo, y todo el asunto quedará como algo de pequeños grupos que sólo se escuchan entre ellos, como pasó con el no-advenimiento de la gran nave extraterrestre de octubre del año pasado.

Pero el tema que me pareció muy curioso es el siguiente:
Los que postulan el Apocalipsis Maya de 2012 (y lo digo en el sentido más amplio del concepto, tanto si creés que va a ser una gran catástrofe como si te gusta más lo del cambio de conciencia global y la ascensión dimensional) lo validan sobre las bases de que el pueblo maya tenía un conocimiento muy avanzado (para su época) de astronomía. Por tanto, un conocimiento científico. Esto les permitió elaborar un calendario y un sistema para predecir de forma precisa ciertos sucesos naturales, como eclipses o los períodos sinódicos de algunos planetas, ciclos lunares y solares, etcétera. Pero a su vez, los mayas eran profundamente supersticiosos, y esto es algo que los que realzan su cosmovisión desde la perspectiva new age parecen olvidar con demasiada facilidad. Este era un pueblo que sacrificaba niños creyendo que eso pondría fin a las sequías o mejoraría las cosechas. Los asesinaban y metían los cuerpos en cuevas esperando que alguno de sus dioses respondiera a la ofrenda con bonanza.

Ahora: ¿Cómo esperan el gran evento del 2012 los new age que realzan los conocimientos científicos de los mayas y descartan sus comportamientos supersticiosos? Justamente invirtiendo la proporción de los elementos: realizando rituales supersticiosos (meditaciones colectivas para alinear energías, danzas vibratorias, comunicaciones telepáticas) mientras niegan la ciencia actual, incalculablemente más avanzada que la de los antiguos mayas, que mediante hechos comprobables nos dice: que los alineamientos planetarios no son más que una curiosidad, que la actividad solar para 2012 será particularmente baja (en oposición a la predicción de una altísima actividad, con explosiones solares barriendo la Tierra) y que, básicamente, no hay nada de qué preocuparse ni nada que esperar.

No debería sorprender a nadie. Desde siempre las religiones y los sistemas de creencias que tienen su centro en lo sobrenatural han venido haciendo lo mismo: negando la ciencia, incluso oponiéndose a ella, hasta el punto en que los hechos se vuelven innegables y universalmente aceptados, punto en el cuál adoptan la terminología, resignifican las teorías y los hechos para hacerlos encajar en otra nueva mitología (Deepak Chopra, estoy mirando para tu lado...) que será nuevamente modificada en el futuro para mal-asimilar nuevos descubrimientos científicos, una y otra y otra vez. Y todo esto mientras siguen negando a la ciencia y la siguen tratando como el enemigo.  

Para terminar, dejo un comic que me pareció genial y lo resume muy bien, por Nadir de Sci-ence.org. Abajo tienen el link para los que quieran visitar la página, que realmente vale la pena.

 

4 comentarios:

  1. eso te pasa por mirar la tele!

    ResponderEliminar
  2. ciencia, por favor decime qué es real!!!!

    ResponderEliminar
  3. Jaja, sí... siempre me prometo que no lo hago más

    ResponderEliminar
  4. 100 % de acuerdo. El texto está genial.

    ResponderEliminar